Unidad del Dolor

La misión fundamental de la Unidad del Dolor es posibilitar la intervención quirúrgica, cuidando y protegiendo la vida del paciente durante la cirugía con las técnicas más seguras.

Consulta Preanestésica

Esta atención comienza con la Consulta Preanestésica, en la que:

  • Se revisa la historia clínica del paciente, analítica, electrocardiograma, radiografías, etc
  • Se optimizan los tratamientos que está tomando
  • Se valora el riesgo anestésico-quirúrgico
  • Se le informa al paciente del todo el proceso que va afrontar
  • Se le prescribe medicación sedante si se estima oportuno


consulta anestesia

Durante la intervención, el paciente está constantemente vigilado y monitorizado por su anestesiólogo, pasando después a una sala de Recuperación anestésica, donde se continúa el seguimiento del mismo y se le administran los analgésicos necesarios. 

En ocasiones, por ser pacientes de riesgo o intervenciones muy importantes, pasan a la Unidad de Reanimación Post-Quirúrgica (REA), en la que son vigilados y tratados durante el tiempo necesario.


Otra de las responsabilidades de la especialidad es el tratamiento del dolor agudo y crónico que no responde a tratamientos convencionales y/o exigen conocimientos o técnicas especiales (bloqueos nerviosos, infiltraciones, etc). Eso se hace básicamente en las unidades de Hospitalización y en las Clínicas del Dolor. 

Se tratan fundamentalmente lumbalgias (dolor de espalda), lumbociatalgias, neuralgias, dolores en las articulaciones, dolores miofasciales, fibromialgia…etc.


To Top